Quiero escribir

Stik Graffiti, London.

Stik Graffiti, London.

Decidí abrir este blog, porque quiero escribir. Tengo ideas que se van canalizando a medida que las discuto con amigos que me siguen el juego y las encuentran interesantes, pero pienso que debo documentarlas y compartirlas de alguna manera.

Venezuela es un país muy extraño y muy difícil de comprender. Pienso que la juventud venezolana está viviendo tiempos inciertos. Muchos han optado por irse; algunos de ellos encuentran felicidad y prosperidad adónde llegan, otros extrañan el caos donde se criaron al punto de querer regresarse, y otros, menos afortunados, no completan sus metas, no encuentran las oportunidades visualizadas antes del éxodo, por lo que no les queda otra que respirar hondo y volver a su nación. Los que deciden quedarse, según lo que la experiencia me dicta, encuentran trabajo o montan sus negocios. Otros no pueden decidirlo, sino que simplemente tienen que vivir en el país. A algunos les va muy bien, a otros les va bien, y otros son sub-pagados. A todos les preocupa qué futuro pueden labrar en una coyuntura tan inestable.

Venezuela es un país tan raro y abrumador, que no nos da tiempo de detenernos y pensar en qué estamos metidos. Menos aún, en pensar cómo cambiar lo que nos desagrada. Creencias y prejuicios aprendidos, polarización incesante, diferencias muy acentuadas, burbujas que encierran realidades, eventos traumáticos, gobiernos ineficaces, la cultura de la piñata, una idiosincrasia que alaba al vivo y centenares de elementos más han estado de la mano.

Luego de haber trabajado investigando y analizando temas de convivencia y seguridad en Venezuela, he encontrado respuestas, pero han surgido muchas más preguntas que además de relacionarse con el problema de la inseguridad, encuentran explicación en otros campos de la crisis general de la sociedad.

Por otro lado, también quiero hablar sobre temas internacionales. Es lo que me interesa y alimenta mi curiosidad. El mundo tiene 195 países; imaginemos entonces las incontables relaciones que pueden establecerse. A pesar de nuestros problemas, también opino que hay que abrir la mente y ver más allá de nuestras fronteras. Comprender que el mundo está cada vez más interconectado, y que a lo mejor, ateniéndose a las condiciones propias, pueden verse otras experiencias que sirven de modelos de referencia ya sea para bien o para mal.

Quiero escribir, plantear temas, analizar problemas, hilvanar ideas.