¿Chávez = the people = me?

 

Fuente: http://www.noticias24.com/fotos/noticia/5017/en-fotos-chavez-soy-yo-el-lema-de-los-jovenes-que-acudieron-a-la-cita-en-miraflores/

When I see you, when you see me, I feel something that tells me: Chávez, you are no longer Chávez. You are the people. Chávez has been transformed into the people (…) I am no longer (…) I am a people, and that is how I feel, I have reincarnated in you.

Hugo Chávez,  July 12, 2012

 

While driving I had to stop at a red light. Some street artists were doing tricks with tricycles, fireballs and the like. Once the quick entertainment ended, there was little time for the performers to go around the cars and collect a small tip. One of the guys approached me and I noticed that his sleeveless, worn-out red shirt exposed three words written in black marker: “I AM CHAVEZ”.

I am Chávez, I am Chávez. It is nothing I haven’t heard before, but I cannot help my astonishment when those three simple words appear before my eyes. I start thinking. Chávez is just one. A person can only be one person, as it is a contingent being that exists or existed. I imagine that when someone says he or she is another person, is when he or she feels that that person lives in spirit or in ideas within him or her.

During the 14 years of the late President’s government, it was obvious that one of the most fundamental premises that sustained chavismo was that “Chávez is the people”. If I am not mistaken, this means that the President incarnated his people. His followers identified themselves with him, and in exchange he defended them and fought for their interests.

Oscar Schemel, director of the Hinterlaces polling company, has manifested that not only affective bonds link the popular social classes to Chávez, but that the leader has turned into this religious figure that empowers the poor and shelters hope for a better future. Schemel also states that there is a rational and political dimension to this support based on the identification with the government model that chavismo promotes.

During the 2012 presidential campaign, the main slogan was “Chávez, heart of the people” (the theme song was really catchy as well). Here the bond between the chavista people and Chávez was reinforced; an emotional relationship in which the love for the poor and the needy was fundamental.

10th of January, 2013. If the personality cult towards the President was underestimated, on this day one could no longer doubt that it is alive and well. Anthropologist Michelle Ascencio, expert in studying religiosity as a popular phenomenon, addressed the topic. A concentration meant to symbolize the inauguration event of Chávez’s presidency was carried out. This turned into a ceremony that had the objective of “enthroning” the deity represented in Chávez. There was a kind of mystic trance, in which every participant received a bit of the President. “I AM CHAVEZ”. Chávez entered the people, and therefore the people could rule and legitimize this unusual inauguration.

Let’s examine the funerals. Despite the withdrawal of the proposal, Nicolás Maduro (the Vice-President/President in charge/candidate/whatever), announced that President Chávez’s body would be embalmed so that it would be eternally “opened” for his people in the Revolution Museum. During these days the leader also earned epithets such as “The Supreme Leader” in multiple ceremonies (Kim Il-Sung, the Eternal President?). Chávez’s subordinates also declared that the late President became the father of all the Venezuelan people. And as the empirical evidence demonstrates -the 18 hour long lines to pay respects to Chávez’s remains- the personality cult has been effective.

I agree with Schemel that chavistas also sustain their allegiance in rational reasons related to the political project. However, it cannot be denied that the strategy advanced by the government of exalting Chávez as a supreme being and deity has inspired a sort of supernatural devotion. Whether it is for pragmatic means to stay in power or whether it is because they truly believe Chávez deserves a seat next to Jesus and Simon Bolivar, I could not tell.

Words’ effects long laster than the moment they’re expressed.

¿Chávez = pueblo = yo?

Cuando yo los veo, cuando ustedes me ven, ya yo siento algo que me dice: Chávez, ya tú no eres Chávez. Tú eres un pueblo. Chávez se hizo pueblo (…) Ya yo no soy (…) yo soy un pueblo, y ustedes, así lo siento yo, yo me siento encarnado en ustedes.[1]

-Hugo Chávez,  12 de julio de 2012

Estaba pasando por el semáforo ubicado en la esquina del Museo del Transporte que cruza con la Avenida Francisco de Miranda. Me tocó en rojo. Unos artistas de calle, durante los segundos que la dinámica urbana les permite, estaban haciendo sus actos circenses. Una vez terminado el entretenimiento relámpago, sobra un reducido tiempo para colectar alguna propinita de algún espectador. Cuando veo a uno de los muchachos acercarse, me doy cuenta que en su camiseta sin mangas, ya degastada, se encuentra escrito con marcador negro: “YO SOY CHAVEZ”.

Yo soy Chávez, yo soy Chávez. No es nada nuevo, pero aún me sigue asombrando cuando esa oración tan simple, esas tres palabras, se me aparecen literalmente ante los ojos. Empiezo a pensar. Chávez es sólo uno. Una persona sólo puede ser esa persona como ser contingente que existe o existió. La manera en que uno pueda decir que también es otra persona es si siente que ese ser perdura o vive en espíritu o en ideas dentro de uno. ¿Complicado, no?

Ya durante los 14 años del gobierno del Presidente, se sabía que una noción fundamental que sustenta el pensamiento chavista, es que “Chávez es el pueblo”. Si no estoy equivocada, esto significa que el Presidente encarnaba a su pueblo seguidor. El pueblo se identifica con él, y él a cambio se encargaba de defenderlos y de luchar por ellos.

Oscar Schemel ha manifestado que ya no son solamente vínculos afectivos los que unen a las clases populares con el líder, sino que éste se ha venido transformando en una figura religiosa, debido a que el Presidente carismático ha reivindicado la condición popular y ha acobijado la esperanza por un futuro mejor. Sin embargo, no debe subestimarse que también hay una dimensión racional y política que sustenta tal seguimiento; un respaldo basado en la identificación con el modelo de gobierno y con la visión de país que promulga el chavismo.

Durante la campaña presidencial del año 2012, la consigna principal era “Chávez, corazón del pueblo” (¡Qué buena era esa canción! Oh, Hany). Aquí se refuerza esta identificación del pueblo chavista – Chávez: una relación emocional, en la que se hablaba de amor hacia ese pueblo necesitado. Las consignas podrán ser frases cortas, pero si son efectivas, están cargadas de un significado importante y de un mensaje trascendental. Chávez gana las elecciones. En mi opinión, el elemento emocional expuesto en la campaña fue un factor principal que aseguró la victoria electoral, aunque no único -tema que ahora no viene al caso.

10 de enero de 2013. Si antes se subestimaba la ideologización al Presidente, en este día no hubo lugar a dudas que es una realidad. En una entrevista con César Miguel Rondón, la antropóloga Michelle Ascencio, estudiosa de la religiosidad como hecho popular, trató el tema con profundidad. Ella habla de que esta concentración simbolizando la toma de posesión, que luego se transforma en ceremonia, tuvo el objetivo de entronizar la deidad representada en Chávez. Hubo una especie de trance místico, a través del cual cada uno de los asistentes recibió un poco del Presidente. Es decir, la deidad entró en cada uno, por lo que la divinidad se inserta y vive en cada uno. “Yo soy Chávez”. Se refuerza así la creencia de que Chávez está en el pueblo, y por ende el pueblo manda y puede legitimar al gobierno a través de esta inusual (ilegal, si así lo prefiere) toma de posesión.

Pasemos a los funerales. A pesar de que ya se retiró la propuesta, Nicolás Maduro en su momento anunció el embalsamiento de los restos del Presidente para que quedara abierto eternamente a fin de que el pueblo pudiera tenerlo por siempre en el Museo de la Revolución. Chávez gana epítetos como “Líder Supremo” en sus múltiples ceremonias (¿Corea del Norte, Kim Il-sung, el “Presidente Eterno”?). Sus subordinados hablan de que Chávez es su padre y que todos somos hijos del difunto Presidente. Y como la evidencia empírica demuestra- las colas de 18 horas que el pueblo seguidor aguantó para dar el último adiós-, ese culto a la personalidad tuvo efecto.

Comparto con Schemel en que el pueblo chavista también sustenta su seguimiento en razones más racionales relacionadas al proyecto político. Sin embargo, no puede negarse que la estrategia de enaltecer a Chávez como deidad y ser supremo, esté motivada por fines pragmáticos para asegurar el poder o porque verdaderamente lo consideren así, ha inspirado un seguimiento especial, sobrenatural inclusive.

El elemento místico-religioso del chavismo no puede obviarse, especialmente teniendo unas elecciones en unas pocas semanas. ¿Cómo se puede medir la influencia de un culto en términos electorales, aun cuando el sujeto del culto ya no esté presente? ¿Cómo se le hace contrapeso a una creencia fuertemente enraizada en el plano espiritual y no en el material? Delicado, muy delicado.

Referencias:

Entrevista a Oscar Schemel extraída el 21 de marzo de 2013 de http://www.25segundos.com/?id=29038&ids=1&accion=deta

Entrevista a Michelle Ascencio extraída el 21 de marzo de 2013 de http://www.unionradio.net/exitosfm/visornota.aspx?id=12057

Acto de campaña del Presidente Chávez en la ciudad de Barcelona extraído el 21 de marzo de 2013 de http://www.youtube.com/watch?v=DmIwRGInWDc

Declaraciones de Nicolás Maduro extraídas de https://www.youtube.com/watch?v=_gzOi7Rzles

Noticias24 (10 de enero de 2012).  En fotos: “Chávez soy yo”, el lema de los jóvenes que acudieron a la cita en Miraflores. Extraído el 21 de marzo de 2013 en http://www.noticias24.com/fotos/noticia/5017/en-fotos-chavez-soy-yo-el-lema-de-los-jovenes-que-acudieron-a-la-cita-en-miraflores/


[1] Discurso extraído de un acto de campaña presidencial http://www.youtube.com/watch?v=DmIwRGInWDc

Happy International Women’s Day

 

Imagen de Joaquín Pereira extraída de http://www.correodelorinoco.gob.ve/genero/venezolano-gana-premio-fotografia-unifem/

On the 8th of March I went to a salon for a manicure and a pedicure. It was a national mourning day, so the place was almost empty. In fact, there were more girls who worked there than clients. The girls could talk calmly while one of them worked on my nails.

The conversation started very trivially: “What did you do last weekend?; did you go to this party?; what’s her name is sooooo fat, what happened to her?”. That’s normal, I thought. Apparently a consistent feature of feminine society is to criticize the sudden weight gain of a friend.

Some minutes later, the conversation changed. “I have a gossip”. The girls lowered their voices.

“X is pregnant”. A co-worker and neighbor of the girls got pregnant of her third child. The father is not the same father of the other two children. This man is a “malandro piedrero”, jargon for a criminal who traffics drugs. “She’s nuts in having a baby with a man like that”. The mother of the girl got angry and “they had a fight in the middle of the roundabout the other day, didn’t you hear?”. X is only 21 years old.

Although shocking, situations like these are not atypical in Venezuela today. Similar cases of domestic violence involving someone with an early pregnancy appear in the crime section of any newspaper. For example, last year one of the most horrible prison riots in Venezuela started after an inmate murdered his pregnant twenty year old girlfriend (who was already a mother of two) during a visit. The penitentiary center called La Planta  was then shut down.

Last 8th of March was the International Women’s Day. How can a society advance economically, socially and culturally if a great part of impoverished girls and women live in such contexts? How was X’s upbringing so her life turned out that way? What can we expect of the future of X’s children?

In any way I believe I am superior. Nor I wish to unjustly generalize every woman living in poverty: I am sure that there are many young mothers in impoverished areas that work and raise their children with values and love.

I do not know what environmental stimuli X received. I do not know what life she had in order to find herself in such a labyrinth. This case serves to reflect on the social implications of having women without any sexual education or strong family structures. These women are prone to giving birth to boys who can be potential criminals and girls who repeat the same behavior patterns from generation to generation. It is not surprising how problems, such as violence and insecurity, are well rooted in Venezuelan society.

Many questions jump in my head. In what moment did this crisis begin and how can it be left behind? Why are there impoverished women who motivate their children to be better while there are others whose stories have a sad outcome? What factor makes the difference?

Women aren’t the problem but the solution. The plight of girls is no more a tragedy than an opportunity.

-Half the Sky, Nicholas D. Kristof and Sheryl Wudunn

I recommend this video, called The Girl Effect: http://www.youtube.com/watch?v=WIvmE4_KMNw

 

Feliz Día Internacional de la Mujer

Poniendo en práctica mi realidad cotidiana, el viernes pasado fui a una peluquería en Caracas para “hacerme manos y pies”. Era día de luto nacional y por lo tanto el establecimiento estaba casi vacío: de hecho, habían más muchachas del personal que clientas. De tal manera que las trabajadoras podían hablar tranquilamente mientras una de ellas me atendía.

La conversación empezó siendo muy trivial: “¿qué hiciste la semana pasada?; ¿fuiste a tal fiesta?; no sé quién esta gordíiiiisima, ¿qué le paso?”. Normal, pensé. Es una constante en toda sociedad femenina que se critique la repentina subida de peso de una conocida.

Sin embargo, minutos más tarde, el tema de conversación cambió radicalmente. “Te tengo un chisme”. A pesar de que las muchachas comenzaron hablando en un tono muy bajo, después fue como si mi presencia no molestara y no tuvieron tapujos en hablar con detalle sobre lo que había pasado.

“X está embarazada”. Palabras más, palabras menos, el cuento fue así: una compañera de trabajo y vecina de ambas, resulta que salió encinta de su tercer hijo, pero de un hombre distinto al padre de su segundo niño. El padre de su último hijo es un “malandro piedrero”. “Que loca está para parirle a un hombre así”. Luego prosiguieron a contar que la madre de la muchacha estaba muy molesta, y “se cayeron a cachetadas el otro día en la redoma, ¿no te enteraste?”. El último detalle alarmante de la conversación fue que X no pasaba los 21 años de edad.

Saquemos cuenta entonces: una joven de 21 años con tres hijos, unida a un delincuente, y participante en hechos de violencia intrafamiliar.

El relato si bien me estremeció, también me hizo pensar que situaciones así no son atípicas en la Venezuela actual. He leído casos similares en artículos sobre violencia doméstica o en la sección de sucesos en la prensa. Por ejemplo, la crisis del antiguo centro penitenciario La Planta en El Paraíso comenzó luego de que un reo asesinó  por celos a su novia veinteañera embarazada de su hijo quien ya era madre de dos niños.

El viernes pasado fue el Día Internacional de la Mujer y no pude evitar pensar en la conexión entre esta jornada de celebración y el hecho que presencié. ¿Cómo puede avanzar una sociedad en términos de educación, progreso económico y cultura, si gran parte de las niñas y mujeres venezolanas viven y se educan en tal contexto? ¿En qué condiciones habrá crecido X para que su vida resultara de tal manera? ¿Qué será de la vida de los hijos de X? Sus modelos de referencia: una madre muy joven con hijos de distintos hombres; un padre que si se mantiene presente pondrá de ejemplo actividades delictivas y si se ausenta, deja a su niño sin una figura paterna; la violencia intrafamiliar como un medio normal para resolver conflictos.

En ninguna forma pretendo creerme superior o generalizar vilmente a las mujeres que viven en situación de pobreza: estoy segura que hay muchas madres jóvenes en los barrios que trabajan y crían a sus hijos con valores y amor. No sé qué estímulos ambientales habrá recibido X, ni qué vida ha tenido para llegar a tal situación. Simplemente agarro este caso para reflexionar sobre las implicaciones sociales de tener mujeres sin educación sexual y sin estructuras familiares fuertes: la crianza de niños que pueden ser potenciales delincuentes y niñas que repitan los mismos patrones de generación en generación.  No sorprende entonces como problemas (la inseguridad) surgen y se afianzan en la sociedad venezolana.

Muchas preguntas saltan en mi cabeza. ¿En qué momento comenzó esta crisis y cómo se puede salir de ella? ¿Por qué en el contexto de la pobreza hay mujeres que sí logran criar a su familia motivando la superación de sus hijos, mientras que hay otras cuyas historias tienen un triste desarrollo y desenlace? ¿Qué hace la diferencia? Queda a la imaginación la cantidad de problemas que pudieran evitarse o solucionarse a través de la educación y el apoyo a las niñas en situación de pobreza.

Para terminar dejo la siguiente reflexión:

Women aren’t the problem but the solution. The plight of girls is no more a tragedy than an opportunity.

-Half the Sky, por Nicholas D. Kristof y Sheryl Wudunn

(Las mujeres no son el problema, sino la solución. La situación de las jóvenes no es más una tragedia que una oportunidad.)

También recomiendo ver un video de la organización The Girl Effect (en inglés): http://www.youtube.com/watch?v=WIvmE4_KMNw