¿Chávez = pueblo = yo?

Cuando yo los veo, cuando ustedes me ven, ya yo siento algo que me dice: Chávez, ya tú no eres Chávez. Tú eres un pueblo. Chávez se hizo pueblo (…) Ya yo no soy (…) yo soy un pueblo, y ustedes, así lo siento yo, yo me siento encarnado en ustedes.[1]

-Hugo Chávez,  12 de julio de 2012

Estaba pasando por el semáforo ubicado en la esquina del Museo del Transporte que cruza con la Avenida Francisco de Miranda. Me tocó en rojo. Unos artistas de calle, durante los segundos que la dinámica urbana les permite, estaban haciendo sus actos circenses. Una vez terminado el entretenimiento relámpago, sobra un reducido tiempo para colectar alguna propinita de algún espectador. Cuando veo a uno de los muchachos acercarse, me doy cuenta que en su camiseta sin mangas, ya degastada, se encuentra escrito con marcador negro: “YO SOY CHAVEZ”.

Yo soy Chávez, yo soy Chávez. No es nada nuevo, pero aún me sigue asombrando cuando esa oración tan simple, esas tres palabras, se me aparecen literalmente ante los ojos. Empiezo a pensar. Chávez es sólo uno. Una persona sólo puede ser esa persona como ser contingente que existe o existió. La manera en que uno pueda decir que también es otra persona es si siente que ese ser perdura o vive en espíritu o en ideas dentro de uno. ¿Complicado, no?

Ya durante los 14 años del gobierno del Presidente, se sabía que una noción fundamental que sustenta el pensamiento chavista, es que “Chávez es el pueblo”. Si no estoy equivocada, esto significa que el Presidente encarnaba a su pueblo seguidor. El pueblo se identifica con él, y él a cambio se encargaba de defenderlos y de luchar por ellos.

Oscar Schemel ha manifestado que ya no son solamente vínculos afectivos los que unen a las clases populares con el líder, sino que éste se ha venido transformando en una figura religiosa, debido a que el Presidente carismático ha reivindicado la condición popular y ha acobijado la esperanza por un futuro mejor. Sin embargo, no debe subestimarse que también hay una dimensión racional y política que sustenta tal seguimiento; un respaldo basado en la identificación con el modelo de gobierno y con la visión de país que promulga el chavismo.

Durante la campaña presidencial del año 2012, la consigna principal era “Chávez, corazón del pueblo” (¡Qué buena era esa canción! Oh, Hany). Aquí se refuerza esta identificación del pueblo chavista – Chávez: una relación emocional, en la que se hablaba de amor hacia ese pueblo necesitado. Las consignas podrán ser frases cortas, pero si son efectivas, están cargadas de un significado importante y de un mensaje trascendental. Chávez gana las elecciones. En mi opinión, el elemento emocional expuesto en la campaña fue un factor principal que aseguró la victoria electoral, aunque no único -tema que ahora no viene al caso.

10 de enero de 2013. Si antes se subestimaba la ideologización al Presidente, en este día no hubo lugar a dudas que es una realidad. En una entrevista con César Miguel Rondón, la antropóloga Michelle Ascencio, estudiosa de la religiosidad como hecho popular, trató el tema con profundidad. Ella habla de que esta concentración simbolizando la toma de posesión, que luego se transforma en ceremonia, tuvo el objetivo de entronizar la deidad representada en Chávez. Hubo una especie de trance místico, a través del cual cada uno de los asistentes recibió un poco del Presidente. Es decir, la deidad entró en cada uno, por lo que la divinidad se inserta y vive en cada uno. “Yo soy Chávez”. Se refuerza así la creencia de que Chávez está en el pueblo, y por ende el pueblo manda y puede legitimar al gobierno a través de esta inusual (ilegal, si así lo prefiere) toma de posesión.

Pasemos a los funerales. A pesar de que ya se retiró la propuesta, Nicolás Maduro en su momento anunció el embalsamiento de los restos del Presidente para que quedara abierto eternamente a fin de que el pueblo pudiera tenerlo por siempre en el Museo de la Revolución. Chávez gana epítetos como “Líder Supremo” en sus múltiples ceremonias (¿Corea del Norte, Kim Il-sung, el “Presidente Eterno”?). Sus subordinados hablan de que Chávez es su padre y que todos somos hijos del difunto Presidente. Y como la evidencia empírica demuestra- las colas de 18 horas que el pueblo seguidor aguantó para dar el último adiós-, ese culto a la personalidad tuvo efecto.

Comparto con Schemel en que el pueblo chavista también sustenta su seguimiento en razones más racionales relacionadas al proyecto político. Sin embargo, no puede negarse que la estrategia de enaltecer a Chávez como deidad y ser supremo, esté motivada por fines pragmáticos para asegurar el poder o porque verdaderamente lo consideren así, ha inspirado un seguimiento especial, sobrenatural inclusive.

El elemento místico-religioso del chavismo no puede obviarse, especialmente teniendo unas elecciones en unas pocas semanas. ¿Cómo se puede medir la influencia de un culto en términos electorales, aun cuando el sujeto del culto ya no esté presente? ¿Cómo se le hace contrapeso a una creencia fuertemente enraizada en el plano espiritual y no en el material? Delicado, muy delicado.

Referencias:

Entrevista a Oscar Schemel extraída el 21 de marzo de 2013 de http://www.25segundos.com/?id=29038&ids=1&accion=deta

Entrevista a Michelle Ascencio extraída el 21 de marzo de 2013 de http://www.unionradio.net/exitosfm/visornota.aspx?id=12057

Acto de campaña del Presidente Chávez en la ciudad de Barcelona extraído el 21 de marzo de 2013 de http://www.youtube.com/watch?v=DmIwRGInWDc

Declaraciones de Nicolás Maduro extraídas de https://www.youtube.com/watch?v=_gzOi7Rzles

Noticias24 (10 de enero de 2012).  En fotos: “Chávez soy yo”, el lema de los jóvenes que acudieron a la cita en Miraflores. Extraído el 21 de marzo de 2013 en http://www.noticias24.com/fotos/noticia/5017/en-fotos-chavez-soy-yo-el-lema-de-los-jovenes-que-acudieron-a-la-cita-en-miraflores/


[1] Discurso extraído de un acto de campaña presidencial http://www.youtube.com/watch?v=DmIwRGInWDc

Anuncios

4 pensamientos en “¿Chávez = pueblo = yo?

  1. Natacha, tuve la oportunidad de leer tu escrito, sobre el culto a Chávez y me pareció por demás interesante, no sabía de tu Blog.
    Que bueno que los jóvenes de este País, despierten.

    Te felicito de todo corazón
    Fernando Delgado A.

  2. Muy interesante tu análisis.
    La última pregunta que te planteas… esa es realmente mi preocupación. Sé que debemos comprender el fenómeno para poder transformarlo, pero ¿cuánto nos falta por aprender? A veces escucho a estos especialistas fantásticos que nos ayudan a comprender lo sucedido, inclusive yo misma logro ver procesos psicológicos que se dieron y desencadenaron “hechos específicos”, y aún no logramos dar con los procedimientos necesarios para “transformar dichos hechos”.
    Creo que esa “emocionalidad” que nos caracteriza también nos esclaviza.
    Un gusto leer tu blog.

    • Hola Maribel. Me alegro que te haya parecido interesante el articulo y que disfrutes el blog.
      Efectivamente la emocionalidad nos esclaviza, especialmente cuando se expresa en la dimension politica, lo cual es muy preocupante. Pienso que por esa emocionalidad y ese culto, el pueblo que vota deja de asociar el rendimiento gubernamental con los problemas cotidianos que siguen sin solucion. No se si pueda transformarse esta caracteristica sociologica del venezolano o si sea algo temporal. Si es transitorio, por cuanto tiempo? Seria interesante estudiar procesos similares en otros paises.
      Muchas gracias de nuevo por tu comentario.
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s