Accidente necesario

ecuation

No podía creer lo que le habían regalado sus padres por su sexto cumpleaños. Larissa había pedido lo usual: la Barbie doctora, el kit de 30 lápices de Gamacolor, un Polly Pocket nuevo… pero nunca imaginó que recibiría lo que tenía ante sus ojos: un jeep que se movía. Era un carro de su tamaño que ella misma podía manejar como lo hacían los adultos.

Por fin había llegado el sábado y su prima y eterna compinche de juegos la vendría a visitar.

-Karina, tienes que verlo. Te va a encantar. Nos podemos turnar.

Luego de una persecución policíaca e incontables insistencias, su padre la ayudó a sacar el carro al frente de la casa. Sus pupilas desplazaron el marrón de sus ojos y corriendo se montó en el asiento del mini-conductor.

La casa de Larissa era parte de un conjunto de otras tres viviendas. Este conjunto había sido construido en una loma, por lo que habían dos niveles: en el inferior se encontraban las dos primeras casas, y en el superior, las dos restantes. Larissa vivía en la cuarta casa del nivel superior y para llegar a ella, había que recorrer una subida bastante empinada y estrecha que dificultaba el camino de tanto transeúntes como de vehículos.

-No vayas a bajar. Mejor quédate por aquí- dijo el padre.

Luego de que las niñas dieron una vuelta por el perímetro, pasó por la puerta y desapareció en el interior de la casa.

El carro tenía tres velocidades identificadas con los números uno, dos y tres en la palanca. No había mucha diferencia entre ellas, pues todas eran igual de lentas; tanto así que no presentaba ningún peligro bajarse del carro mientras éste se encontraba aún en movimiento. Si bien la poca potencia decepcionó a las niñas, la lentitud motora fue compensada por la sagaz imaginación infantil. Se inventaban situaciones extraordinarias que les permitían viajar lejos de las cuatro esquinas del nivel superior del conjunto.

-Cuidado con la pantera. Dale más rápido que nos va a alcanzar.

-Agarra el volante. Tengo que ver por el telescopio si hay enemigos a lo lejos.

-Nos estamos hundiendo. Está entrando el agua por la puerta.

Y así pasaron horas. Se turnaban el volante, se bajaban, corrían, se volvían a montar, se reían.

Empezó a caer el sol y el cielo comenzaba a ponerse anaranjado. En eso la madre de Larissa apareció por la puerta, preguntando cuánto les faltaba.

-Un ratico más, porfa.

Estaban recorriendo la última vuelta de la tarde. Justo se encontraban en el medio del cuadrado del perímetro, el cual era el punto de entrada de los carros que venían desde el nivel inferior del conjunto. Si volteaban la mirada a la izquierda, las niñas podían ver en línea recta el comienzo de la subida.

Un estruendo a lo lejos se acercaba cada vez más. Karina y Larissa se miraron fijamente, dándose cuenta que el sonido no era producto de sus imaginaciones fantásticas. Miraron a la izquierda. En cuestión de segundos apareció una camioneta altísima que venía en retroceso a una velocidad kilométricamente superior a la del minúsculo jeep. Karina al volante detuvo el carro; ni siquiera la tercera velocidad les daba el impulso para salir del camino. Por “seguridad”, se habían amarrado los pequeños cinturones. El susto las paralizó de tal manera, que sus mentes jóvenes no hicieron la conexión con sus piernitas para saltar y correr. No les quedó otra opción que gritar con la esperanza de que el conductor se diera cuenta de la presencia de las niñas, la cual pasaba inadvertida por la oscuridad del atardecer, los vidrios ahumados y la altura de la camioneta. El choque era inminente. Larissa y Karina se abrazaron esperando el golpe.

**********

Iba atrasada. Ya estaba por llegar. Se estaba terminando de peinar cuando escuchó un cornetazo y recibió un mensaje por Whatsapp.

-Karina, tienes que verlo. Te va a encantar. Estoy afuera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s