A TODOS NOS TOCA

226H

La mejor alumna de la universidad caminaba a su clase de cine el viernes a las siete de la mañana. Siempre a tiempo, nunca tarde. Su falda perfectamente combinada con su blusa sin arrugas. Maquillaje perfecto y ni un pelo en su cabeza fuera de su sitio.

Entró al salón y tomó asiento en la primera fila para no dejar escapar ningún detalle. El profesor empezó a dilucidar sobre la fotografía móvil, los hermanos Lumière, París en 1895, el cinematógrafo y toda la maravilla que el aparato encerraba.

Sí, fascinante y mucho, pero no lograba concentrarse. Había en el aire un olor penetrante que mareaba, que asqueaba, que agotaba los sentidos. Se levantó y salió del salón a recuperar su estabilidad, pero el hedor la perseguía, la acechaba, no la dejaba en paz. Sintió que la asquerosidad venía del piso. Alzó el pie derecho y vio en la suela el típico sucio, lo normal. Levantó el pie izquierdo y no fue igual: una plasta aplanada le revolvió el estómago y la sumió en la más indeseada vergüenza.

Años más tarde, si bien no recuerda mucho qué aprendió en la clase de cine, nunca olvidará que tarde o temprano a todos nos toca pisar mierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s